Buscar
  • Juliana González-Tobón

Conoce a la Dra. Carolina Mazo-Molina, Investigadora en Fitopatología

Al extender su investigación del laboratorio al campo, la Dra. Carolina Mazo-Molina es un ejemplo excepcional de mujer integral y trabajadora en fitopatología.


Traducido por Alejandra Chang-Colón

Puedes leer el artículo en inglés.


Originaria de Barranquilla, Colombia, la Dra. Mazo-Molina se mudó con su familia a la ciudad capital de Bogotá, donde obtuvo su B.Sc. en Microbiología de la Pontificia Universidad Javeriana y su M.Sc. en la Universidad de los Andes. Para su licenciatura trabajó con bacterias actinomicetos fijadoras de nitrógeno en suelos y para su maestría trabajó con tuberculosis. Después de esto, decidió que quería realizar una investigación que pudiera extenderse desde el laboratorio al campo. Con este propósito en mente, comenzó a trabajar en Agrosavia, una corporación colombiana de investigación en agricultura y ganadería. Allí, trabajó en un laboratorio de microbiología de suelos, buscando bacterias promotoras del crecimiento de las plantas con potencial como biofertilizantes para la soja y el algodón. Esta experiencia la llevó a postularse a la Escuela de Graduados para realizar sus estudios de doctorado.


Carolina obtuvo su Ph.D. en patología vegetal y biología vegetal y microbiana de la Universidad de Cornell en 2019. En 2015, comenzó ese proceso trabajando en el laboratorio del Dr. Greg Martin, que forma parte del Instituto Boyce Thompson (BTI) en Cornell. Durante su doctorado, trabajó con Pseudomonas syringae pv. tomate (Pst), un patógeno bacteriano que causa la enfermedad de las motas en los tomates. Esta enfermedad es económicamente relevante ya que provoca una disminución significativa tanto del rendimiento como de la calidad de los tomates.


El trabajo de la Dra. Mazo-Molina se centró en la identificación de una proteína en Solanum lycopersicoides, un pariente silvestre del tomate que proviene de las montañas andinas. Esta proteína identifica una segunda proteína proveniente de la bacteria. Si eso ocurre, la planta está protegida contra la enfermedad de las motas. Debido a que el proceso es tan sencillo, este descubrimiento hizo que la investigación basada en pruebas de laboratorio fuera muy aplicable en situaciones de campo de la vida real.



“Mi investigación es relevante porque no solo brindó una solución potencial para controlar la mancha bacteriana utilizando la proteína como fuente natural de resistencia, sino que también me permitió traducir mi investigación de laboratorio para resolver un problema en el campo agrícola.

De la academia a la industria


La Dra. Mazo-Molina busca oportunidades laborales en el sector industrial. Esta idea se deriva de su pasión por muchos años por la investigación aplicada. Ella cree que este camino la ayudará a cumplir su sueño de ser una científica que haga un cambio real en la agricultura. Sin embargo, esto trae muchos desafíos, especialmente siendo una estudiante internacional. Al respecto, Carolina enfatiza que hay “muchas cosas a considerar a la hora de buscar trabajo como esperar autorización de trabajo o recibir ofertas laborales sin tener suficiente experiencia en la industria.” 



La importancia de tener un entorno de investigación seguro y propicio


Si bien su carrera como investigadora se ha desarrollado en diferentes instituciones en el extranjero, la Dra. Mazo-Molina siempre ha estado rodeada de compañerxs y jefxs que la apoyan, independientemente de su género. Este ambiente enriquecedor y positivo ayudó a Carolina en su camino hacia el éxito, que ella describe como: “He tenido la suerte de estar en laboratorios donde el grupo me apoya y quiere verme triunfar”.


En el mismo sentido, mencionó que sus modelos femeninos son sus compañeras. He elegido mujeres como directoras de tesis o para formar parte de mi comité de tesis. Me han enseñado a pensar fuera de la caja y a ser una científica segura. Sus caminos hacia la ciencia son impresionantes y me han animado a seguir una carrera científica.”


Abogando por la investigación básica y la ciencia inclusiva

La Dra. Mazo-Molina enfatiza que la agricultura está creciendo, pero aún está limitada por la disponibilidad de fondos. La investigación básica [investigación realizada principalmente en el laboratorio], como la suya, también tiene el potencial de ser útil e impactante fuera de la mesa de laboratorio. Sin embargo, es más conocido por ser aplicable solo en condiciones de laboratorio. Por tanto, esto todavía genera mucha resistencia, especialmente en los países en desarrollo. Asimismo, la Dra. Mazo-Molina habló con nosotrxs sobre la importancia de apoyar y destacar a las mujeres en cualquier área de la ciencia.


“Es fundamental estar rodeado de una red solidaria que se celebre y se ayude mutuamente a la hora de colaborar o desarrollar proyectos de investigación”, dice.

De hecho, esta es la razón por la que su mensaje para todas las estudiantes jóvenes es

"seguir estudiando, seguir leyendo, seguir buscando oportunidades que te saquen de la zona de confort."

Un ejemplo de esto es llegar a las personas que trabajan en áreas en las que pueden verse trabajando en el futuro. “En el momento en que comencé a hacer esto, obtuve nuevas ideas y pensé en las cosas desde diferentes perspectivas”. Además, destaca que aprender inglés desde una edad temprana como segundo idioma marcará una gran diferencia en el futuro.


Acercar la ciencia a casa


“Aspiro a acercar la ciencia a Colombia. Deseo que al compartir mi trayectoria profesional, pueda ayudar a lxs jóvenes científicxs a dar el siguiente paso en sus carreras.”


En la misma línea, la Dra. Mazo-Molina participó en la iniciativa Clubes de Ciencia, donde pudo pasar una semana en su país de origen con niñxs que viven en zonas de guerra mientras les enseñaba sobre microbios y antibióticos. Como ella lo describe: “Esta experiencia me mostró la importancia de comunicar y hacer que la ciencia sea accesible para niñxs y adolescentes”. En esta misma área de comunicar nuestra ciencia, la Dra. Mazo-Molina quiere destacar a otra investigadora colombiana llamada Ana María Porras, “la creadora de un blog llamado Anaerobias que comparte información sobre ciencia realizada por investigadores latinoamericanos. ¡Sus blogs semanales son entretenidos para una amplia audiencia haciendo que la ciencia sea fácil de entender!”


Rodéate de una increíble red de apoyo


“Antes de ser científicx, somos personas con luchas diarias, y se siente bien cuando alguien muestra empatía y está ahí para escucharte.”

Durante su Ph.D. forjó amistades duraderas con otrxs colegas investigadorxs colombianxs que comparten muchas de sus pasiones fuera del trabajo también. "¡Amo bailar! Soy de Barranquilla, una ciudad de Colombia famosa por su carnaval. Me gusta bailar ritmos tradicionales como la cumbia o el mapalé. En Ítaca (Nueva York) tengo un grupo de amigxs colombianxs a los que también les gusta bailar, y de vez en cuando nos juntamos para bailar otros ritmos populares.”


Puedes aprendes mas sobre la Dra. Carolina Mazo-Molina en

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/carolinamazo-molina/

Twitter: @CaroMazo_Pst

Email: dcm286@cornell.edu

1 vista0 comentarios