Buscar
  • Ana María Vázquez-Catoni

Conoce a Marcela G. Marrero, estudiante de doctorado de ciencia animal

Actualizado: may 2

Apasionada por el bienestar de las vacas lecheras, Marcela se destaca en la investigación, además de mantener la motivación a través de la experiencia de la escuela graduada.


Traducido por: Alejandra Chang-Colón

Puedes leer la version en ingles aquí.


Marcela G. Marrero es una estudiante del programa doctoral de Ciencia Animal de la Universidad de Florida (UF). Actualmente, trabaja en el laboratorio de investigación de la Dra. Jimena Laporta, enfocadas en comprender el rol de la serotonina (la "hormona de la felicidad") en el sistema inmunológico de las vacas lecheras.


En los últimos 20 años, lxs investigadorxs encontraron que las células inmunes responden a la serotonina, y una extensa investigación se centra en el modelo humano y roedor, pero no en la vaca lechera. Los estudios de inmunología como el suyo tienen como objetivo aumentar el bienestar y la salud de los animales, que son muy importantes de mantener en el ganado.


¡Vacas sanas!


Desde pequeña, Marcela quería convertirse en veterinaria. De alguna manera pensó que esa era la única forma en que podía trabajar con los animales. Después de matricularse en una especialización en Ciencia Animal en la Universidad de Puerto Rico-Mayagüez (UPRM), Marcela estaba ansiosa por comprender cómo funciona la cadena alimentaria. Se fascinó con la industria láctea cuando consiguió su primer trabajo alimentando y ordeñando vacas.


Esta experiencia la motivó a cambiar su camino de convertirse en veterinaria a enfocarse en mantener la salud de las vacas lecheras a través de la investigación. Como resultado, se convirtió en miembro del Registro Estadounidense de Científicos Animales Profesionales (ARPAS). Durante sus estudios universitarios, trabajó más de 3,500 horas en una granja lechera de investigación y tuvo la oportunidad de ser pasante de verano en una granja lechera en los EE. UU. dos veces.


Marcela cursó su maestría en la UPRM, investigando las cámaras termográficas infrarrojas como una herramienta para detectar casos de mastitis (infección o lesión mamaria) lo antes posible. Se interesó cada vez más en el sistema inmunológico y en cómo se necesita su investigación continua para mejorar el conocimiento médico, el desarrollo y la bioseguridad.


Después de graduarse de su maestría, Marcela decidió cursar un doctorado en el laboratorio de la Dra. Jimena Laporta en la UF en 2017. Marcela publicó su primer artículo hace unos meses y ¡un segundo, enfocado más específicamente en las células inmunes, está a punto de ser publicado también!



Todes deberíamos esforzarnos por crear entornos de apoyo en la escuela graduada


El laboratorio de Marcela ha sido más que solidario, explica:

“...mi asesora está siempre presente y dispuesta a ayudar, al igual que mis compañerxs de laboratorio que son mis amigxs incondicionales. Sin embargo, siento mucha competencia entre las personas del departamento, el entorno no siempre es familiar.”

Desafortunadamente, la experiencia de Marcela no es única. Algunos departamentos no fomentan un entorno de colaboración y apoyo.


“Encuentro que la forma en que los estudiantes superan esto es tratando de ignorarlo; TIENES que concentrarte en ti. Todes trabajamos en diferentes proyectos, todes necesitamos diferentes cantidades de tiempo para desarrollar nuestra investigación, y simplemente no vale la pena compararse o sentirse intimidada por las personas que te rodean. Me recuerdo a mí misma que soy excelente en lo que hago y en lo que soy; no existe una comparación de asignación de tiempo que pueda ser justa."

Aunque la escuela graduada puede ser un entorno desafiante y competitivo, Marcela explica lo transformador que puede ser de una manera positiva:


“Encuentro que nadie habla de eso, pero como estudiante graduada, una se convierte en una mejor versión de sí misma todos los días. Solía estresarme mucho al principio hasta el punto en que tenía migrañas a diario, y nunca sentí que lo que hacía era suficiente. Después de dos años, miro hacia atrás y veo todo lo que sé ahora y todo lo que he trabajado con éxito, y literalmente me sorprende. ¡MEJORAMOS! Trabajamos duro y las cosas se vuelven más fáciles con el tiempo, solo tenemos que asimilar toda la información y entender que todo encaja."

¡No pierdas la motivación!

El síndrome del impostor nos puede pasar a todos. Por eso es importante recordar el papel de la educación graduada. Marcela explica:

...aunque la escuela graduada es un trabajo de tiempo completo, también es una formación. No hay necesidad de preocuparse por lo que no sabe; usted lo aprenderá y lo resolverá."

El equilibrio entre el ámbito profesional y el personal es esencial durante la escuela graduada, así como en cualquier parte de su vida. Marcela hace ejercicios con regularidad y se esfuerza por ir al gimnasio tres días a la semana. Marcela entiende cómo el trabajo puede dominar tu tiempo para concentrarte en ti misma:

“A veces es difícil encontrar el tiempo, pero me esfuerzo. Siento que me ayuda a sentirme equilibrada."


En el futuro, Marcela espera mejorar la salud animal y, por ende, el bienestar animal. Menciona que le intriga la idea de unirse a una empresa que desarrolla e investiga medicamentos o suplementos para el ganado. Como muchos estudiantes de posgrado, todavía no está segura de dónde terminará, pero sí sabe que seguirá estudiando duro para lograr sus metas.


El consejo de Marcela para otras jóvenes estudiantes es:

“Sea selectiva con las personas de las que se rodea. Calidad sobre cantidad, cree en ti misma y llevarás una vida mejor hacia tus metas."

Puede contactar a Marcela a través del correo electrónico marcela.marrero@ufl.edu o encontrarla en Research Gate

3 vistas0 comentarios