Buscar
  • Ana María Vázquez-Catoni

Conoce a la Dra. Lina Quesada, profesora asociada de fitopatología

Teniendo uno de los programas más grandes y productivos de extensión de hortalizas y fortaleciendo a otrxs a través de la mentoría, Lina comparte su impactante aventura.


Traducido por: Ana M. Vázquez-Catoni.

Puedes leer el perfil en inglés aquí.


La Dra. Lina Quesada es profesora asociada en la Universidad Estatal de Carolina del Norte. Su investigación y programa de extensión se centran en las enfermedades de las cucurbitáceas y la batata, cultivos muy importantes para el estado de Carolina del Norte.


Lina ve su investigación y programa de extensión como un proceso continuo y trabaja muy de cerca con lxs productorxs. Ella desarrolla preguntas de investigación sobre patógenos de vegetales a partir de observaciones de campo y luego, utilizando una combinación de técnicas de invernadero y laboratorio, aplica sus hallazgos para mejorar las prácticas de manejo, las capacidades de diagnóstico y una mayor comprensión de la resistencia de la planta huésped y los fungicidas para brindar soluciones a largo plazo.


El empoderamiento y la mentoría llegan lejos

Nacida y criada en Colombia, Lina completó dos bachilleratos en Microbiología y Biología en la Universidad de Los Andes en Bogotá. Una de sus primeras mentoras impactantes fue su profesora de micología, la Dra. María Caridad Cepero. La Dra. Cepero era apasionada por la micología y estaba emocionada de que Lina compartiera esa pasión, pero le preocupaba que las habilidades de Lina pudieran ser silenciadas por estar en una comunidad científica dominada por hombres. En su ceremonia de graduación, María Caridad le dijo: “Eres brillante y no dejes que nadie te diga lo contrario. Eres genial, necesitas seguir tus sueños y dejar de pensar que no puedes hacer algo solo porque otras personas piensan que no puedes, y simplemente hazlo.”



Lina pasó a trabajar en el laboratorio del Dr. Sophien Kamoun en la Universidad Estatal de Ohio, quien también fue un mentor de apoyo. Después, Lina fue a realizar un doctorado en Fitopatología en la Universidad Estatal de Michigan, bajo la tutela de la Dra. Mary Hausbeck. La Dra. Hausbeck siempre la alentó a perseguir sus objetivos y no dejar que nada la detuviera. Lina cree que estos ambientes de apoyo y modelos a seguir que la ayudaron a prosperar durante sus estudios graduados también ayudarán a sus estudiantes:

“Creo que ver que la gente valoraba quién era yo y lo que tengo para contribuir, me empoderó para tener una experiencia graduada muy positiva. Siempre tuve mentorxs con altos estándares, lo que sin duda me ha convertido en una mejor científica, pero siempre lo mezclaron con una actitud de apoyo. En última instancia, estxs mentorxs me ayudaron a convertirme no solo en una buena científica, sino también en tener confianza en mis habilidades. Estoy tratando de ser esa persona para mis aprendices ahora. Si sientes que alguien se preocupa lo suficiente por ti como para convertirte en unx mejor científicx, que tienes a alguien detrás de ti animándote, te hace mucho más valiente pasar por cosas difíciles."

Ella también explica cómo estas conexiones mentorx-aprendiz te dan la libertad de hablar sobre las cosas que realmente te preocupan. Estas conexiones brindan un “espacio seguro para hacer las preguntas difíciles y tener las conversaciones difíciles”. Lina se siente muy afortunada de tener una relación fantástica con todos sus mentores.


La academia es el lugar ideal para Lina

Básicamente, Lina siempre supo que quería ayudar a las personas directamente y estaba segura de que la academia le ofrecería esa oportunidad, especialmente al poder tener referencias tanto de investigación como de extensión.


"Realmente admiro el sistema de concesión de tierras en los Estados Unidos. Creo que el concepto de poner la investigación de vanguardia en manos de lxs ciudadanxs estadounidenses a través de Extensión es una idea realmente genial. Ayuda a desarrollar comunidades rurales, las hace más inteligentes (al enseñarles) cómo producir mejores cultivos, cómo manejar mejor las enfermedades, cómo ser económicamente más sostenible.”

El entrenamiento de Lina en genómica y bioinformática le habría permitido prosperar en el sector industrial. Sin embargo, había una razón más por la que Lina se inclinaba por ir a la academia: “Lo único que la industria no podía ofrecerme que la academia podía ofrecer era la oportunidad de entrenar a lxs estudiantes. Me encanta entrenar a la gente, disfruto verlxs crecer como científicxs. Me gusta inspirarlxs a que intenten cambiar el mundo y hacerlo un lugar mejor."


Lina también se ha convertido en mentora de sus compañerxs a nivel de facultad:

“Algunos profesorxs asistentes, especialmente los que pertenecen a minorías, atraviesan situaciones difíciles y no siempre tienen los medios para manejar un conflicto que no tendrá un costo político para sus carreras. Ahora que tengo la permanencia, he tratado de ser una defensora de lxs profesorxs que sienten que no pueden decir algunas cosas difíciles para resolver una situación que está afectando negativamente su carrera. Creo que no debemos perpetuar las cosas que no son buenas, debemos mejorarlas para retener a excelentes científicxs."

Desafíos como fitopatóloga de extensión

Lina explica que algunos de los desafíos son bastante estándar, como tratar de establecerse como científica y desarrollar líneas de investigación útiles y financiables: “Hay mucha necesidad de investigación en agricultura, pero desafortunadamente no hay suficientes fondos disponibles. Entonces, creo que es bastante normal que todos encuentren un lugar donde puedan resolver un problema importante para la humanidad y luego vean si hay suficientes fondos para poder hacerlo."



Lina cree que el mayor desafío en el mundo académico centrado en la gestión de epidemias de plantas es la situación de financiación. “Cuando se concibió la misión de concesión de tierras, esa idea de que ciertas universidades de Estados Unidos estaban al servicio de lxs ciudadanxs, las universidades fueron financiadas por los estados y el gobierno. Eso permitió mucha flexibilidad para reaccionar ante los brotes de enfermedades."

Sin embargo, esta idea cambió. Si hay una epidemia en el estado, ella es responsable de controlar y asesorar a lxs productorxs del estado sobre qué hacer. Eso se complica si tiene una subvención para trabajar en una enfermedad completamente diferente. Si ocurre una epidemia, no hay fondos para que ella o su gente reaccionen ante la situación. Uno de sus desafíos es desarrollar un programa con suficiente financiamiento y apoyo de la industria, subvenciones federales y los propios productores.


“Si sucede algo importante y serio, queremos poder responder rápidamente para minimizar el impacto en nuestrxs productorxs. Entonces, estoy tratando de cumplir con las expectativas de todxs: lxs productorxs están contentxs con nosotrxs y que sus cultivos son saludables, la Universidad está contenta con nuestra productividad en cuanto a producción de artículos científicos y servicio a lxs ciudadanxs de Carolina del Norte, y que lxs estudiantes también están obteniendo lo que vinieron a buscar, experiencia, publicaciones, conexiones, buena formación. Creo que conseguir que todxs obtengan lo que necesitan con el modelo de financiación actual es la parte más difícil de este trabajo."



Lina se ha enfrentado a otros desafíos más asociados con ser una minoría en un campo dominado por los hombres. Actualmente, lxs productorxs de Carolina del Norte que se benefician del programa de Lina han brindado un gran apoyo y ella nunca ha tenido problemas con sus productorxs. Sin embargo, Lina dice:

“Todavía hay un poco de expectativas por parte de algunas personas sobre cómo debe verse, hablar o ser unx especialista en extensión. He experimentado cierto rechazo por parte de mis colegas porque soy hispana, mujer en la agricultura, un área dominada por hombres blancos. Ahora soy mamá. Entonces, tengo la trifecta."

Lina ha encontrado compañerxs que la apoyarán y empoderarán, así como personas que serán todo lo contrario. Ella simplifica esta situación a si alguien te percibirá como una amenaza. Durante su tiempo como estudiante graduada, hasta su posdoctorado, no percibió situaciones negativas hasta que se convirtió en miembro de la facultad. “Fue algo muy interesante de observar. Una vez que me convertí en profesora y comencé a tener éxito, publicando artículos científicos y obteniendo subvenciones, comenzaron algunos de los comentarios y comportamientos negativos. Creo que fue una manera fácil para que la gente usara esas cosas para menospreciarme."

Ella explica que recibió insultos velados como:

“¡Haces las mejores presentaciones! Lástima que tengas ese acento"."Oh, Lina, sería genial tenerte en este proyecto, pero no te incluimos ya que realmente no puedes quedarte después de horas debido a tu bebé."

Lina comparte que todavía tenemos un largo camino por recorrer en lo que respecta a este tipo de comportamientos, pero unx puede aprender a ser inteligente al manejar estas situaciones de manera positiva, en lugar de antagonizar a lxs demás si es posible. Al final, esas son las personas con las que tendrás que trabajar.


“Me ha sorprendido cómo algunas personas usan tu familia en tu contra, como excusa para quitarte oportunidades. Es frustrante porque la forma en que lo expresan es como "Estás tan ocupada y tan estresada con tu bebé, así que lo hicimos por ti". Lxs corrijo y les digo “Bueno, agradezco su gesto. Si me sintiera abrumada, pediría ayuda, pero al hacer lo que está haciendo, simplemente me hace sentir excluida porque tuve un hija." Una vez que las personas se ponen en un aprieto de esa manera, inmediatamente se echan atrás y luego dicen "Oh, no fue nuestra intención, por supuesto, eres bienvenida a ser parte de esto."


Pero tienes que estar dispuestx a defenderte, y eso es una carga y un estrés extra que siempre enfrentan lxs profesorxs de minorías. Sin embargo, nada de esto ha impedido que Lina siga una carrera exitosa. Lina es una mujer hispana con una bebé en un puesto permanente en una institución R1 que realiza investigación y extensión de vanguardia. Tiene uno de los laboratorios más grandes de su departamento y uno de los programas de extensión de hortalizas más grandes y productivos de todo EE. UU. Algunos de los logros de Lina incluyen: recibir la permanencia un año antes, recibir el premio Hewitt Early Career de la Sociedad Americana de Fitopatología y el premio Schroth Caras del Futuro en la Micología , así como el Premio de Becas de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (que las personas suelen obtener cuando ya son profesores asociados).



Lina dice:

“Por eso tienes que creer en ti mismx y seguir adelante. Siempre habrá desafíos y personas difíciles, pero recuerda siempre por qué te convertiste en científicx, deja que eso te motive y rodéate de buenxs mentorxs y un sistema de apoyo positivo."

Trabajando juntxs para mejorar el sector agrícola

Indudablemente, siempre necesitaremos alimentos y cualquier recurso que se origine de la agricultura. Lina cree que la agricultura se puede mejorar a través de nuevas tecnologías para alimentar a la población mundial con menos uso de tierra, agua e insumos de pesticidas. Ella menciona que se necesita más investigación para comprender cómo responder de manera efectiva a los patógenos emergentes en un mundo globalizado y frente al cambio climático. Lina alienta a lxs investigadorxs a pensar más en la interacción entre la ciencia básica y la aplicada, y cómo pueden trabajar juntas en lugar de separarse.


“Me gustaría ver una comunidad científica más equilibrada donde tengamos personas que realicen un trabajo aplicado realmente bueno, asegurándose de que las plantas se cultiven de manera saludable, que nuestrxs agricultorxs permanezcan en la agricultura y tengan el apoyo adecuado para la agricultura. Pero además, tenemos un sector que está innovando y pensando cómo vamos a solucionar estos problemas en 30 años. Necesitamos mirar hacia el futuro, pero tenemos que investigar cómo salvamos los cultivos esta semana. Ambos componentes son importantes y eso no siempre se reconoce.”


Debido a que Lina trabaja tanto en el ámbito de la investigación aplicada como básica, ha visto de primera mano los beneficios de un enfoque traslacional. Pero también reconoce que podría haber más colaboración entre los científicxs básicxs y los científicxs de extensión.

Pasiones fuera del trabajo

A Lina le gusta leer, estar al aire libre, andar en kayak con su esposo, los juegos de mesa, los videojuegos y pasar tiempo con su hija: "Ella es mi vida".

Importancia de destacar a las mujeres de minorías

Lina sabe que la diversidad, ya sea financiera, de género, racial, étnica, brinda diferentes experiencias y perspectivas que pueden mejorar la ciencia. Sin embargo, explicó cómo existe un problema para las minorías que no acceden a puestos más altos.


“Creo que es un problema para la humanidad no aprovechar esas mentes. Las estamos perdiendo después de invertir tanto en entrenarlas y es un problema. Creo que si miras esto como una decisión comercial, es realmente tonto haber invertido todos esos años y dinero en capacitar a todas estas personas realmente geniales y luego no poder disfrutarlas en estos puestos de liderazgo."


Ella destaca como una de las razones de este problema es la falta de un mejor apoyo a las familias. Las decisiones financieras cuando se trata de familias pueden terminar en una situación en la que uno de los padres y madres decida no seguir trabajando y cuidar a su hijx.


Busca mentores positivos y con experiencia

Para Lina, saber que no estás solx y que hay alguien que tiene más experiencia que tú en determinadas situaciones, te ayuda a sentirte lo suficientemente cómoda para hablar y recibir orientación sobre decisiones inteligentes para seguir adelante. “Cuando tengo experiencias indeseables en mi carrera, el hecho de que todavía pueda llamar a mi mentora de Ph.D. y simplemente decirle lo que pasó es genial."


El consejo de Lina para los demás es creer en ti mismx, sin importar en qué etapa de su carrera se encuentren

La trayectoria de Lina incluye el apoyo de su familia, mentorxs y una red de apoyo. Ella anima a otrxs a empoderarse por sí mismos y con la ayuda de una comunidad fuerte.


“No importa que todxs te digan lo que no puedes hacer. Si quieres hacerlo, solo cree en ti mismo, haz el trabajo y alcanza tu objetivo. Rodéate de buenos modelos a seguir, buenos mentorxs y buenas amistades, con personas que te hacen mejor, no personas que te están frenando o trayendo negatividad a tu vida ".

Lina recomienda participar en organizaciones científicas, como la Sociedad Americana de Fitopatología (American Phytopathological Society) y la Sociedad para el Avance de los Chicanos/Hispanos y los Nativos Americanos en la Ciencia (Society for Advancement of Chicanos/Hispanics and Native Americans in Science, SACNAS) para construir una red de colegas y amigxs.

Puede obtener más información sobre Lina y su trabajo visitando el sitio web de su laboratorio y siguiéndola en Twitter, Facebook, y LinkedIn.

3 vistas0 comentarios