Buscar
  • Ana María Vázquez-Catoni

Conoce a Krystel Navarro-Acevedo, estudiante de Ph.D. en Fitopatología

Como próspera científica y madre, Krystel es un asombroso ejemplo de autoempoderamiento y perseverancia contra viento y marea.


Traducido por: Alejandra Chang

Krystel Navarro-Acevedo es estudiante de Ph.D. en el departamento de Fitopatología de la Universidad del Estado de Ohio (OSU). Actualmente trabaja en varios proyectos en el Laboratorio de Patología de la Soya, asesorada por la Dra. Anne Dorrance.


Su investigación tiene como objetivo comprender los efectos de la temperatura, el genotipo del huésped y las prácticas agrícolas en la población de oomicetos en Ohio utilizando herramientas moleculares y enfoques de microbiomas. Además, estudia las interacciones moleculares de Phytophthora sojae y soya a nivel poblacional.


La investigación realizada por Krystel ayudará a avanzar en la industria de la soya brindándole a los productores con cultivares de calidad, conocimientos y herramientas de manejo que continuarán aumentando los rendimientos y la rentabilidad.


Conectando con sus raíces

Sabiendo que le gustaba la biología y otras áreas de la ciencias, Krystel se inscribió en la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez (UPRM) como estudiante de microbiología. Después de tomar clases asociadas a la biología humana, descubrió que no era su vocación.

”Algo faltaba, era difícil concentrarse y estudiar. Fue entonces cuando decidí explorar otras carreras.”

La agricultura siempre jugó un papel importante en su educación. Su padre tenía un negocio hidropónico con su hermano. Aquí se dio cuenta de la frustración de su padre cuando las enfermedades de las plantas causaban grandes pérdidas en las cosechas, impidiendo su venta. Además de la frustración, el servicio de extensión agrícola sólo proporcionaba información limitada sobre cómo controlar las enfermedades en las plantas aromáticas cuando se utiliza un sistema hidropónico en los trópicos.


(Lxs educadores de extensión) tenían información técnica limitada sobre cuál era el problema o cómo resolverlo visitaban los invernaderos y generalmente no podían identificar si se trataba de una infección bacteriana, nemátoda o fúngica debido a los limitados laboratorios de diagnóstico en la Isla o la información técnica sobre el cultivo y sus enfermedades. Creo que fue la primera vez que me inspiré para seguir una carrera como fitopatóloga.

En el segundo semestre de Krystel, después de explorar otras carreras y aprender más sobre patología vegetal con el Decano de Patología Vegetal de la UPRM, estaba convencida de que estudiar las enfermedades de las plantas era su pasión y se transfirió a este programa.


Durante sus estudios de bachillerato, tuvo la oportunidad de trabajar con agricultores que constantemente se acercaban a ella buscando información sobre cómo manejar distintas enfermedades en sus cosechas. Al ver la necesidad de estos agricultores y su entusiasmo por saber finalmente qué está pasando con sus cultivos, esto la mantuvo motivada y enfocada hacia una carrera en fitopatología.


Krystel exploró carreras en agricultura desde el principio


Desde que se inició en el programa de fitopatología en UPRM, viajaba todos los veranos a Estados Unidos para participar en pasantías tanto en el ámbito académico como en la industria: Universidad de Illinois, Pioneer y NRCS.


Estas experiencias proporcionaron información sobre campos desde el fitomejoramiento hasta las ciencias del suelo. Finalmente, llegó a OSU y participó en el Programa de Oportunidades de Investigación de Verano, que brinda a los grupos minoritarios la oportunidad de explorar una carrera de posgrado. A partir de esa experiencia, solidificó su interés en la investigación y decidió postularse para la escuela graduada al completar el bachillerato.


Los estudiantes de primer año tienden a subestimarse a sí mismos o creen firmemente que no hay oportunidades de pasantías disponibles para ellos debido a su falta de experiencia. Sin embargo, este no es del todo el caso y Krystel es un ejemplo de cómo esforzarse por alcanzar sus objetivos, sin importar el resultado esperado:


Mi experiencia como miembro de 4-H, me permitió viajar a varios congresos y construir una actitud enérgica hacia el inicio de mi carrera académica. Cuando intenté solicitar una pasantía en mi primer año, un miembro de la facultad me aconsejó que no solicitara debido a mi falta de experiencia como estudiante de primer año. Seguí solicitando porque sabía que podía aprender sobre el proceso de entrevistas. Todavía recuerdo que estaba muy nerviosa dentro de un grupo formado por un estudiante de primer año más y muchos estudiantes de último año. Pensé que solo se elegirían estudiantes de último año ya que estaban más cerca de graduarse, pero tuve la oportunidad de comenzar a pensar en la escuela de posgrado en una etapa temprana de mi carrera.

Krystel se sintió emocionada y agradecida por la oportunidad que le dio la directora del centro de fitomejoramiento de la Universidad de Illinois, la Dra. Rita Mumm. Después de esto, ella se anima continuamente a sí misma y a los demás a exponerse, incluso si piensa que no logrará lo que espera: “Si no me hubieran elegido, entonces aprendí sobre el proceso de la entrevista, una experiencia que nunca había tenido."


Una de las lecciones más importantes que ha aprendido Krystel es que siempre debe aprovechar cualquier oportunidad que se le presente, incluso si no ve ningún beneficio obvio:


“A menudo digo “tuve mucha suerte”. Sin embargo, alguien me dijo una vez que la suerte viene por el primer paso que diste, que otra persona no dió. Cuando tienes el coraje de dar ese primer paso, más probabilidades están a tu favor. Es como jugar a la lotería. Seguro, quieres ganar, pero ¿tienes el coraje de jugarlo? (Ella ríe)

En el año 2013, se graduó de una licenciatura en Agronomía, con una especialización en Fitopatología, de la UPRM.


Definitivamente mis experiencias con mis mentoras de subgraduado, las doctoras Lydia Rivera y Merari Feliciano, me impactaron mucho. Su entusiasmo se reflejaba en sus alumnos y siempre tenían las puertas abiertas para sus alumnos. Ambas me dieron la oportunidad de investigar y me enseñaron habilidades científicas.

En febrero de 2014, completó investigación en el laboratorio del Dr. Chris Taylor en OSU en el departamento de fitopatología y en agosto de ese mismo año, inició su maestría en fitopatología. Aquí estudió moléculas biológicas para el control del nematodo del quiste de la soya. Otras experiencias gratificantes que tuvo mientras trabajaba en el laboratorio de Taylor incluyeron la tutoría de tres estudiantes de pregrado y la enseñanza de la parte del laboratorio para los cursos de patología vegetal y micología.


A pesar de que Krystel estuvo expuesta desde el principio a grupos como 4-H y tenía familiares directamente afiliados a la agricultura, se enfrentó a la pregunta más común sobre la agricultura: "¿Tendré alguna posibilidad laboral después de graduarme?" Esta pregunta surge de un estigma frecuente hacia la agricultura:



“Crecí en una isla donde la mayor parte de los alimentos se importan y donde la agricultura no se percibe a menudo como una carrera. El estigma es que hay que estudiar ingeniería o biología para tener éxito.” La agricultura tiene muchos enfoques diferentes y hay muchas oportunidades que muchas personas no conocen, como la posibilidad de una maestría o un doctorado. Hacer pasantías durante vacaciones de verano brinda oportunidades de explorar diferentes trayectorias profesionales y seguir un título de posgrado.

Dificultades que ayudaron a Krystel madurar como mujer y persona


La primera dificultad que encontró fue el choque cultural. Krystel se enfrentó al hecho de que era la primera vez que interactuaba durante un largo período de tiempo con personas de diversos orígenes y personalidades. Ella reconoce que tuvo que adaptarse a su entorno rápidamente.


Otro obstáculo que encontró Krystel una vez que comenzó su título de posgrado fue adaptarse rápidamente a un sistema educativo diferente. Durante su bachillerato, aplicó la mayor parte del conocimiento aprendido, mientras que le dio un enfoque más molecular a nivel de posgrado: “Mi primer semestre fue duro y me costó un poco adaptarme a los métodos y estilo de enseñanza, pero después de los siguientes semestres fueron más fáciles de seguir”.


Otra experiencia que hizo de Krystel una mejor persona y una investigadora más eficiente fue convertirse en mamá. Sin embargo, también tuvo que lidiar con algunos estigmas que a menudo se encontraban al convertirse en madre como estudiante de posgrado.


“Algunas personas me preguntan: ¿Cómo vas a terminar la carrera? ¿O quién cuidará al bebé? A veces, estas preguntas me hacen pensar si debería o no perseguir un título de posgrado mientras soy madre.

Este es un estigma constante contra el que Krystel, así como otras mujeres en su campo y más allá, deben luchar constantemente. Se da a entender que las mujeres, ya sea en una relación o con hijos, tienen que elegir entre el trabajo y la familia.


Sin embargo, Krystel ha expresado que convertirse en madre le dio una razón para continuar su carrera y le ha dado muchas alegrías después de estresantes días de investigación.


Tus mentores más importantes pueden ser de tu propia familia


En un momento en el que Krystel estaba encontrando algunas dificultades en su carrera de posgrado, su hermano le dijo algo que ella siempre recordaba:

Él me dijo: "Krystel siempre mira hacia adelante, nunca mira hacia atrás. Aprende de tus errores y dificultades y úsalas para crecer como persona y como profesional sin importar cuántas dificultades encuentres.”

Krystel se crió en una familia de clase media trabajadora en Puerto Rico, donde la educación de posgrado era alentadora pero difícil de seguir debido a limitaciones económicas.

Tener que mudarme de mi país, adaptarme al idioma, la cultura y el sistema educativo no fue fácil, pero definitivamente me convertí en una mejor persona y profesional. Fue entonces cuando me di cuenta de que cada éxito que tengo es digno de celebración.

Mujeres, ¡date a conocer al mundo!

Krystel reconoce que, como mujeres, tendemos a limitarnos.


Ella expresa que aunque pasemos por muchas dificultades, siempre debemos exponernos, hacer las cosas y definitivamente no esperar a que las cosas caigan del cielo.

Además, Krystel busca activamente el conocimiento de los demás, comenzando por discutir técnicas de negociación con otros pares de alto nivel, hasta preguntar sobre experiencias específicas de sus colegas y grupos dentro de su asociación profesional. Este es el principio de la creación de redes.


Otras pasiones

Además de ser una fitopatóloga, esposa y madre, Krystel disfruta leyendo y aprendiendo más sobre neurociencia, escuchando TED Talks por las mañanas y, en esencia, ampliando sus conocimientos sobre otros temas distintos de la fitopatología.


Siguiente paso: traducir ciencia

A lo largo del doctorado de Krystel, ha aprendido a gustarle la parte básica de la ciencia involucrada en hacer descubrimientos sobre las funciones biológicas de los organismos. Ahora, es más propensa a transferir ese conocimiento, a la formulación de políticas o una práctica de gestión agrícola para aumentar la producción de cultivos.


Para las jóvenes estudiantes...

Cuando Krystel estaba embarazada, expresó que pasó por cambios hormonales que en un principio no aceptó. Fue solo hasta después de que dio a luz, que comprendió que estos cambios estaban bien y eran naturales. Dos consejos muy importantes:

“Necesitamos amar cada aspecto de lo que nos hace mujeres, es al reconocer estas hermosas cualidades que aprendemos a amarnos más y aceptar quienes somos. No seas tan duro contigo mismo.”
“No tenga miedo de hablar con los demás, incluso si eso lo saca de su zona de confort. No tenga miedo de ser usted mismo y de lograr sus metas de la manera que le gustaría lograrlas. No permita que los estigmas y los prejuicios determinen quién será en el futuro.”

Puedes seguir a Krystel en Twitter (KrystelNavarro2) o contactarla por email navarro.acevedo@gmail.com


Esta entrevista fue transcrita por Ana M. Vazquez-Catoni.

0 visualizaciones0 comentarios