Buscar
  • Juliana González-Tobón

Conoce a Daniela Orjuela-Díaz, Maestría en ciencias del suelo y estudiante de doctorado entrante

Apasionada y persistente, Daniela trabaja en estrecha colaboración con agricultores y sus necesidades en el campo para hacer que su trabajo de investigación sea útil y aplicable al ayudar a estas comunidades.


Traducido por: Ana María Vázquez-Catoni

Puedes leer el perfil en inglés.


Daniela Orjuela-Díaz es una científica colombiana que recientemente terminó sus estudios de maestría en el Departamento de Agronomía de la Universidad Purdue. Su familia es propietaria y trabaja en granjas en Colombia, lo que le permitió tener una experiencia de primera mano en el campo a una edad muy temprana. Por esta razón, Daniela completó sus estudios de bachillerato en Agronomía en la Universidad Nacional de Colombia. Daniela expresa que adquirió conocimientos de campo, instintos comerciales y habilidades de comunicación.



Durante sus estudios en Colombia, Daniela hizo una pasantía de seis meses en la Universidad Purdue en el laboratorio de la Dra. Eileen Kladivko en el departamento de agronomía. Antes de esto, Daniela no tenía la idea de cursar una maestría en Estados Unidos. Sin embargo, después de experimentar cuán aplicada era su investigación y cuánto podían realmente trabajar y apoyar a diferentes agricultores, decidió que eso era lo que quería hacer. Después de su pasantía, Daniela comenzó y recientemente obtuvo su maestría en Purdue en el laboratorio del Dr. Jim Camberato y ahora se dirige a la Universidad de Wisconsin-Madison para realizar sus estudios de doctorado.


Mejora de la producción de maíz desde el primer paso de siembra

La investigación de maestría de Daniela se enfoca en el manejo de cultivos en maíz. Daniela busca evaluar cuánto fertilizante que se aplica al principio mejorará la salud general y el rendimiento del maíz. Su trabajo aplicado en maíz ayudaría a comprender los beneficios de una pequeña cantidad de fertilizante y el potencial de su efecto en el crecimiento y rendimiento del maíz.


Los deberes de Daniela varían según la época del año, ya que trabajar con este cultivo depende en gran medida de la temporada de crecimiento. Durante el verano, cuando comienza la siembra de maíz, ella comienza los diferentes experimentos en el campo y recolecta diferentes tipos de muestras como suelo o tejido vegetal, para realizar diferentes análisis en el laboratorio. En el otoño, estas muestras se procesan principalmente en el laboratorio. Los experimentos varían en función de si las muestras proceden de la propia planta o del suelo. Más tarde en la primavera, su trabajo de posgrado pasa a analizar datos y escribir resultados frente a la computadora, mientras también enseña algunos cursos relacionados con la agricultura a estudiantes subgraduados.



¡Maíz, maíz y más maíz! Durante la temporada de campo en la parcela de investigación de Daniela.


Las ideas preconcebidas cambian, pero eso no debería hacernos retroceder

La experiencia de investigación de Daniela en los EE. UU. ha estado rodeada principalmente de mujeres, todas trabajando juntas en el campo y llevando sus proyectos hasta el final. Sin embargo, ella reflexiona sobre lo diferente que es esto a la idea previa de que la agronomía es un campo predominantemente masculino. Ella habla de su experiencia de estudiar agronomía en Colombia, donde la agronomía, de hecho, se considera principalmente como una actividad relacionada con el hombre. Daniela admira la profesora de su pasantía y cómo se abrió un camino a través de un mundo muy diferente:


“En ella vi la experiencia de ser mujer en la agricultura en una época en la que los hombres se encargaban de todo. Entonces, si ella pudo hacerlo, ¿por qué ninguna de nosotras, o yo, no podríamos hacerlo ahora?”



Además de su admiración por las mujeres dentro de la Academia, Daniela admira a su madre como un ejemplo de lo que nosotras, como mujeres, podemos hacer. Cuando su madre era más joven, viajó sola desde su ciudad natal en el campo de Colombia a Bogotá, una gran ciudad. Daniela considera que es una inspiración y una razón que la empuja a tomar sus propias decisiones y a construir su vida donde necesita estar, aunque sea fuera de casa.




"Lo haces, entonces el mundo se da cuenta"

Una de las ideas de Daniela es hacer más evidente para lxs aspirantes a estudiantes en Colombia, que existen oportunidades para ellxs en los Estados Unidos. A veces, las personas están demasiado asustadas para siquiera buscarlas o asumir automáticamente que se les exigirá que paguen mucho dinero.


“Creo que, al menos en Colombia, no hay mucha información sobre oportunidades internacionales en las que no hay que pagar nada. ¡Me gustaría mucho hacer esto más público y decirle a la gente que pueden venir aquí! ¡O pueden ir a cualquier parte! Solo necesitan mirar los lugares correctos.”

Asimismo, Daniela reconoce y reflexiona sobre cómo las oportunidades que se dan a mujeres y hombres en agronomía no suelen ser iguales. Su opinión sobre esto es alentar a otras niñas y mujeres a tomar esto con una acción hacia adelante. “Está bien, no me tratan igual. Bueno, voy a hacer todo lo posible para que vean mis cualidades y lo que valgo, para que me traten igual”. En lugar de cerrar y alejar las oportunidades debido a estas situaciones incómodas o sentimientos de rechazo.



Todo se ha tratado de superar los límites y llegar a donde ella quiere estar.



¿Un pequeño consejo? La magia de aprender mientras se ayuda a los demás

Como estudiantes de posgrado, siempre tenemos que escribir. Ya sea nuestra propia disertación de tesis, la solicitud de becas y subvenciones, o incluso simplemente escribir a diario. Daniela nos cuenta que una de las cosas que le resultó más útil fue empezar a escribir sobre su tesis y sus resultados desde el principio. Eso seguramente hará que sea más fácil cuando llegue el momento de finalizar los experimentos y hacer la tesis. Además, enfatiza la importancia de trabajar en algo que la gente realmente quiera hacer.


"Si no tienes nada claro y es tu primera experiencia, intenta hacer lo que más disfrutas porque va a ser terrible trabajar en algo que no te gusta."

En relación a esta pasión por lo que estudia, Daniela nos cuenta que ha disfrutado mucho enseñando. Ella aprende mucho de sus estudiantes mientras ella enseña. Esto facilita la internalización de ciertos conceptos que también podrían ser útiles para su propia investigación. Aunque ha sido un desafío enseñar durante una pandemia, a ella le resulta muy enriquecedor y también una posible meta futura como investigadora principal.


Ser alguien que realmente pueda ayudar a las personas


La ambición a largo plazo de Daniela es realmente hacer una diferencia en la vida comunidad agrícola. A ella le gustaría que el resultado de su investigación fuera realmente útil para ellxs, para poder darles la información exacta que beneficiaría el rendimiento de sus cultivos. “Por ejemplo, sería genial si pudiera hacer una prueba que les permita saber cuánto nitrógeno poner en su suelo, ni más, ni menos, algo así”, explica Daniela.


Unido a esto, Daniela reflexiona sobre lo importante que es comprender y responder al problema ambiental del mundo, lo que la motiva a buscar formas mejores o más eficientes de producir los alimentos que necesitamos y alimentar a nuestro planeta de una manera más sustentable. “A algunas personas, incluso a lxs agricultores, no les importa. Pero hay que mostrarles los números y explicarles por qué es importante entender esto”, refiriéndose al impacto del cambio climático en sus puestos de trabajo.


Seguidora de deportes en su tiempo libre

Daniela disfrutó jugando al fútbol toda su vida, aunque eso se ha vuelto menos común desde que se mudó a los Estados Unidos. Sin embargo, sigue de cerca el fútbol, ​​el tenis y otros deportes que disfruta mucho. También le encanta bailar y espera poder bailar y viajar pronto cuando se relajen las restricciones de la pandemia. ¡No es lo mismo bailar solx en la sala de su casa!



¡Ser un estudiante de posgrado es más que solo investigación! Sal y Diviértete.


Construye tu comunidad lejos de casa

Daniela nos cuenta su experiencia de que una familia estadounidense se convirtiera en su familia lejos de casa, pasando tiempo con ellos y disfrutando del país. Además, nos cuenta la importancia de utilizar los recursos universitarios para lxs estudiantes internacionales. Además, nos cuenta sobre la comunidad colombiana en Purdue, que también es un sistema de apoyo mientras está lejos de la familia. Por último, Daniela menciona a Zamoranos, una comunidad que tiene una red de apoyo en línea que conecta a los estudiantes que van a Purdue y a otras universidades estadounidenses que vienen de Colombia.


Puedes encontrar más sobre Daniela Orjuela-Díaz en

Twitter: https://twitter.com/danie9622

Correo electrónico: dorjuela@purdue.edu

5 vistas0 comentarios