Buscar
  • Carolina Gonzalez-Berrios

Conozca a la Dra. Taylor Pini, Profesora de Reproducción Veterinaria

El descubrimiento de la ciencia y la generación de nuevos conocimientos la impulsan a allanar el camino para descubrir cómo mejorar la inseminación artificial en ovejas.

La Dra. Taylor Pini es una profesora australiana en Reproducción Veterinaria en la Universidad de Queensland (UQ) en Gatton, Queensland, Australia. Su investigación se especializa en biología fundamental de la reproducción para comprender mejor la fisiología de la esperma en especies de importancia agrícola en Australia. De hecho, considera que su investigación será clave para ayudar a la tecnología de cría artificial en ovinos. Esto también es importante para la economía agrícola de Australia, ya que las ovejas son muy buscadas por su producción de lana.


Un consejo no siempre es adecuado para todes.


A una edad temprana, Taylor escuchó de muchos adultos que si quería trabajar con animales, necesitaba convertirse en veterinaria. Luego decidió seguir ese consejo y solicitar y completar una licenciatura en Ciencia Veterinaria. Taylor se sintió triste hacia el final de sus estudios de secundaria cuando no recibió calificaciones lo suficientemente altas como para postularse a un título de veterinaria. Una cosa todavía era cierta para ella y era su pasión por trabajar con animales. Decidió investigar más a fondo sobre qué otros títulos universitarios incorporaron el trabajo con y (o) el estudio de animales. De todas las opciones, descubrió que ciencia animal simplemente tachaba muchas casillas para ella porque podía proporcionarle un amplio sentido de comprensión de la ciencia a través de una variedad de cursos. Decidió entonces asistir a la Universidad de Sydney en Sydney, Australia. Después de doce meses de ser estudiante de pregrado, se sintió aliviada al saber que sus intereses radicaban en saber cómo funciona la biología en lugar de lamentarse por no ingresar a una escuela de veterinaria. También tuvo su primer contacto con la reproducción animal a través de las conferencias de su cursos y eso la inspiró a realizar un doctorado en la misma institución con el Dr. Simon de Graaf. Su tesis de posgrado se centró en la comprensión de la fisiología de los espermatozoides con el fin de llenar los vacíos de conocimiento sobre la reproducción de las ovejas. Cautivada por ampliar sus conocimientos sobre la reproducción de las ovejas, decidió exponerse a la fertilización humana in vitro durante sus estudios postdoctorales en el Centro de Medicina Reproductiva de Colorado (CCRM) en Lonetree, Colorado, Estados Unidos de América. Durante sus años en el CCRM, obtuvo diferentes perspectivas sobre cómo utilizar herramientas similares en la agricultura pero en un entorno diferente. Luego dejó los Estados Unidos para buscar otro puesto postdoctoral en el que analizó cómo la dieta afecta la fertilidad masculina y los efectos paternos (información no genética del padre a la descendencia) en ratones en la Universidad de Sydney. Después de un año en su segundo postdoctorado, le ofrecieron un puesto de profesora en Reproducción Veterinaria en la UQ. Taylor no sabe exactamente lo que le depara el futuro, pero está emocionada de comenzar a establecer su propio laboratorio y cambiar los límites entre la investigación y la reproducción aplicada.


El cambio comienza desde adentro.


Al comenzar su carrera como científica, Taylor menciona que aprendió cuatro lecciones importantes. La primera es que se debe de tomar las cosas de manera menos personal. La mayoría de nosotrxs podemos estar de acuerdo en que cuando estás en un programa de posgrado es una montaña rusa de emociones porque estás tan involucrado emocionalmente en lo que estás haciendo.

“Ya sea que se trate de recibir reseñas en un documento o de recibir comentarios sobre una subvención, todo se siente muy personal porque se trata de desglosar, deconstruir y juzgar todo lo que has puesto con sangre, sudor y lágrimas. A medida que uno avanza en su carrera, creo que mejora el tomar las cosas de manera menos personal, pero una gran parte del trabajo en academia consiste en ser juzgado constantemente".

En pocas palabras, puede ser difícil obtener críticas constructivas al principio de nuestras carreras, pero Taylor cree que es parte de los dolores de crecimiento de convertirse en científicx. La segunda lección que considera esencial para cualquier científicx es la paciencia porque las cosas no suceden de la noche a la mañana. Al ser ella misma una aprendiz, reconoce que tener metas es importante, pero al mismo tiempo insta a los demás a saber que tomarán tiempo alcanzarlas. La tercera lección se centra en encontrar buenos mentores. Para ella, era fundamental hacer que la gente crea en ti, en tus habilidades y que quisieran lanzarte a la estratosfera de la academia. Ella reconoce que su mentor de doctorado, el Dr. Simon de Graaf, ha sido una parte fundamental para poder encontrar consuelo en la ciencia cuando quiere hablar con alguien que intercambie ideas o simplemente escuche sus preocupaciones dentro o fuera de la ciencia. También menciona que a veces el solo hecho de saber que otrxs en posiciones más altas han pasado por lo que tú has pasado te hace sentir más en paz. La cuarta y última lección, mantenga abiertas sus opciones. Como mencionó al comienzo de esta entrevista, no comenzó donde pensó que quería estar, pero todo comienza con descubrir qué es lo correcto para uno al investigar que son sus opciones.

“Trate de hablar con las personas que trabajan en espacios en los que podría querer trabajar. Creo que es muy difícil comprender, como un adulto joven en crecimiento, cuántas opciones de carrera y caminos existen. Aún más importante, nos resulta difícil reconocer que las decisiones que tomas desde el principio en términos de lo que vas a estudiar no establece tu vida en términos concretos ".

Taylor está convencida de que siempre existe la oportunidad de cambiar en la vida, incluso si puede parecer una gran decisión. Un gran ejemplo que nos dio es cuando eliges a qué universidad y programa quieres ingresar. Ahora sabe que estresarse por estas cosas no es tan importante como encontrar tus pasiones en la vida y que, aunque es posible que usted no sepa lo que quiere en este momento, eventualmente lo resolverá.


Se trata de perspectiva en la vida e inclusión de los demás.


Habiendo pasado años desde su primera conferencia sobre reproducción animal, todavía sigue encontrando alegría y entusiasmo al descubrir y generar nuevos conocimientos. Admite que algunas personas en su campo de trabajo a menudo no sienten el impulso de querer ir a trabajar todos los días como lo hace ella. Sin embargo, reconoce que las personas científicas son a menudo las que marcan la diferencia en un entorno laboral al hacer que los demás se sientan incluidos, valorados y (o) tengan un sentido de pertenencia. También considera que destacar a las mujeres en la ciencia agrícola en todas partes es importante porque tienen menos oportunidades en comparación con los hombres.

“Conozco personalmente a muchas mujeres que son brillantes y aportan mucho al trabajar en la agricultura. Por lo tanto, debemos concienciar a las personas en puestos más altos de ellos para no solo hablar sobre diversidad e inclusión, sino también tomar medidas para tener programas en marcha que los apoyen ”.

Un ejemplo de un programa que Taylor nos dio es el que apoya a las mujeres que regresan de la licencia por maternidad y regresan a la fuerza laboral. Se pueden hacer arreglos para ayudar a estas mujeres a través de ayuda financiera o de horarios de trabajo flexibles. Otra forma en que cree que podemos apoyar a las mujeres y las minorías es mediante la creación de subvenciones que solo financien a ese tipo de solicitantes.


Disfrutando del viaje mientras se aboga por el bienestar animal.


Durante su tiempo libre, Taylor se ofrece como voluntaria como defensora de la reubicación y la educación de las personas sobre el bienestar de los perrxs Greyhounds. La industria de las carreras de Greyhounds es grande y popular en Australia. Desafortunadamente, esta raza de perro se retira entre los 2 y 3 años y luego, a menudo, no tienen a dónde ir. Ella y su esposo se involucraron mucho en este programa cuando adoptaron su propio Greyhound llamado Atlas hace unos años. Aparte de eso, se considera una ávida excursionista en Australia, aunque recuerda con cariño su tiempo en Colorado por todos sus coloridos senderos. También le gusta crear proyectos de crochet, como mantas de bebé para amigos y familiares o algo para que Atlas se ponga. Considera que este tipo de tarea está llena de atención plena y puede mantenerla ocupada.


Si desea obtener más información sobre Taylor, contáctela por:

Correo electrónico: t.pini@uq.edu.au

Twitter: @TaylorPini o @repro_radio

Sitio web: www.reproradio.com


Este artículo fue transcrito y escrito por Carolina L. González-Berrios, miembro del equipo de WAG.

13 visualizaciones0 comentarios