Buscar
  • Juliana González-Tobón

¿Cómo hablarle de ciencia a tus tías?

En este mundo loco por la pandemia, existe una gran posibilidad de que sus familias se hayan visto abrumadas con información científica. Eso es exactamente lo que pasó con la mía. La mayor parte de esta información les está siendo bombardeada en las noticias, cuando hablan con amigos e incluso cuando revisan sus propios teléfonos celulares, ¡como en Whatsapp!



stories en Freepik


Si este es el caso, y ustedes son estudiantes o profesionales en cualquier campo de la ciencia, es posible que quieran tener la oportunidad de explicarles a sus tías y al resto de su familia cosas como: ¿Qué es una vacuna? ¿Cómo funcionan las vacunas Covid-19? ¿Por qué es importante tomar una decisión informada sobre la vacunación? ¿Cómo funcionan las pruebas de Covid-19? … La lista es interminable.


Más allá de la información relacionada al COVID, ¿qué pasa con los organismos genéticamente modificados (OGM), el cambio climático, la edición de genes? Para nombrar unos pocos. Seamos honestos, hablar con familiares y amigos que no están familiarizados con la ciencia puede ser difícil.


Por un lado, es posible que ustedes no se sientan lo suficientemente seguros explicando estos temas, que tengan miedo de que su familia no quiera escuchar o que no sepan por dónde empezar. Por otro lado, nosotros, como científicos, solemos hablar en un idioma que nos parece muy sencillo. Pero, ¿es claro para los demás? ¿Podrían explicarle a los miembros de sus familias que no son científicos qué es lo que están haciendo en el laboratorio, usando las mismas palabras que cuando hablan con sus compañeros de laboratorio?


Historia breve. Recientemente decidí que no aguantaba más la abrumadora y dudosa información que los miembros de mi familia estaban recibiendo a través de Whatsapp con respecto a las vacunas contra el Covid-19. Era simplemente indignante. En resumen, grabé un video que explica los conceptos básicos de las vacunas de ARNm contra el Covid-19 en un lenguaje MUY simple y usando muchas analogías que mis tías encontrarían identificables. El video se viralizó en mi país de origen, Colombia, y me impulsó a participar de manera más activa y directa en la comunicación científica. De esta experiencia he aprendido lecciones muy valiosas que me encantaría compartir con ustedes.



rawpixel.com en Freepik


1. Organiza las ideas en tu cabeza, primero.

Esto puede parecer obvio, pero la ciencia puede ser confusa, incluso para nosotros que trabajamos en ciencia todos los días. De modo que, lo último que debemos hacer al hablar con alguien que confía en nosotros es confundirlo.


Una cosa que me ha resultado útil es dedicar algo de tiempo antes de hablar con los demás para organizar las ideas en mi cabeza. A veces, incluso, las anoto para establecer los puntos más importantes y que no se confundan innecesariamente.


2. ¡Sean muy exigentes con las palabras que usan!

Hay muchas formas de decir una misma cosa. Uno podría decir que "una molécula de ARNm es un tipo de ácido nucleico que codifica una proteína específica dentro del citoplasma de la célula". Pero, también podría decir “el ARNm es una instrucción producida por nuestras células para construir una proteína. Las proteínas son como los ladrillos de nuestro cuerpo, forman nuestra piel, nuestro cabello, etc..”. ¿Qué cambia?


Bueno, el vocabulario, por supuesto. Pero, lo más importante, la audiencia. ¿Quién va a recibir esa información? Si utilizo el primer ejemplo, mis tías se quedarían en la segunda palabra: "molécula". ¿Por qué? Porque no es una palabra que usen normalmente. Por otro lado, la palabra "instrucción" es tan común que les permite construir una imagen mental sobre el ARNm.


Esto es difícil, realmente lo es. Probablemente no se logre en el primer intento. La mayoría de las veces nos atascamos cuando usamos palabras que parecen demasiado comunes u obvias para nosotros. Pero, nuestra audiencia dice: "¿qué quieres decir con "molécula" ?" Eso es normal y esperado, y tan sólo necesitamos encontrar una manera de hacer que ese término sea más accesible. Siempre que sientan que ya escogieron las palabras adecuadas, piénsenlo de nuevo, asegúrense bien.



rawpixel.com en Freepik



3. Analogías, analogías por todas partes.

¿No es más fácil entender algo nuevo si podemos asociarlo con algo que conocemos muy bien? Ejemplo: ¿Cómo logré explicar qué es el ADN y en qué se diferencia del ARNm de una manera que mis tías entendieran? Bueno, resulta que una de mis tías es repostera y, tal como mi esposo me ayudó a darme cuenta, lo que sucede dentro de una célula es similar a hornear un postre.


El ADN es como un libro de recetas que guarda las instrucciones de muchos postres increíbles. En este caso, las proteínas. Dado que el ADN no sale de la célula, se necesita un paso transitorio (el ARNm). Entonces, si estamos siguiendo una receta del libro de recetas, es como si uno escribiera esa receta en una hoja de papel que se puede perder, romper, etc… sin molestar al ADN. Ese trozo de papel, es el ARNm.


Este resultó ser un gran punto con el que la gente podía hacer conexiones personales, ya que es muy común estar en la cocina y preparar algo de comida. Si pueden encontrar analogías que ayuden a las personas a comprender y conectarse con el mensaje, ¡háganlo!


4. Conviértalo en un mensaje accesible.

No importa cuán simple o fácil de entender sea su mensaje, si las personas se sienten repelidas o excluidas, comunicarlo no funcionará.


Comunicar temas controversiales es un desafío muy real y difícil. Desde entonces, el mensaje en sí puede parecer indeseable dependiendo de las ideas preconcebidas de las personas o la información que ya han consumido. Una forma de hacerlo accesible es lo que hemos estado discutiendo hasta ahora. Sin embargo, la forma de transmitir el mensaje también es clave. ¿Qué apreciará más tu audiencia? ¿Un texto escrito, un video, una nota de voz, incluso uno de los nuevos métodos que ofrecen las redes sociales, como la publicación de imágenes o videos cortos/divertidos?



rawpixel.com at Freepik


5. Sea un mensajero paciente y amable.

Comunicar la ciencia puede ser agotador ya que las personas pueden tener muchas preguntas. Estas preguntas a veces llegan como una ola gigantesca y otras veces son más esporádicas. En cualquier caso, es imperativo ser paciente y amable.


Cuando los temas son controversiales, es posible que también reciban odio por parte de personas que no creen en lo que están comunicando. Mi consejo personal es mantener la calma y la paciencia. No lo tomen como algo personal a menos que esté dirigido directamente a ustedes. En cuyo caso, no respondan. No necesitan ese tipo de negatividad en sus vidas y tampoco es su trabajo convencer a todos en la faz de la tierra. Cuanto más amable y accesible le parezcan a su audiencia, más voluntad demostrarán para interactuar con ustedes y con su mensaje.


6. Investigar y redireccionar.

Si tu familia, amigos o quien te esté escuchando te pregunta algo de lo que no sabes, ¡está bien decir que no lo sabes! Eso no significa ser hostil o despectivo. Puedes explicar lo que no sabes y luego redirigirlo hacia otra persona o fuente que pueda responder la pregunta, u ofrecerles que tratarás de encontrar una respuesta más concreta. ¡Eso depende de ti!




Realmente espero que estas lecciones que he aprendido hasta ahora puedan ser de utilidad para ustedes cuando hablen de ciencia a una audiencia no científica. Algunos pueden ser útiles incluso cuando sus audiencias sepan sobre ciencia, pero quizás no precisamente sobre sus campos. A veces pensamos que entre más complejo sea nuestro vocabulario más inteligentes sonamos. Yo me pregunto, si hablamos de tal manera que nadie nos entienda, ¿sería realmente inteligente?

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo