Buscar
  • Juliana González-Tobón

Conoce a Laura Andrea Cabrera, estudiante de maestría en fitopatología

Visionaria, dedicada y en constante crecimiento, Laura Andrea Cabrera se acerca a nuevas fronteras al llevar la nanotecnología al campo de la patología vegetal.


Traducido por: Alejandra Chang


Laura Andrea Cabrera es una científica colombiana que actualmente trabaja en un proyecto revolucionario que combina patología vegetal y biotecnología. El camino que la llevó a esta asombrosa investigación comenzó cuando fue admitida para estudiar en el programa subgraduado de Microbiología de la Universidad de los Andes con una beca. Los cursos que tomó durante este período, así como mentores y profesores que conoció en el camino, fueron determinantes para su futuro como científica. Después de obtener su bachillerato en microbiología, decidió realizar una maestría en ciencias biológicas también en la Universidad de los Andes. Actualmente, está a punto de graduarse de sus estudios de maestría y sueña con las posibilidades que su investigación le ha abierto hasta ahora.



Controlando a los agentes silenciosos que matan nuestros cultivos



La experiencia de investigación de Laura se centró en patógenos de plantas de poscosecha, como dos hongos comunes, Colletotrichum sp. y Botrytis sp. Estos microorganismos afectan los productos después de la cosecha, a diferencia de la mayoría de las enfermedades de las plantas cuyos síntomas ocurren mientras los cultivos crecen en el campo. Los patógenos poscosecha representan nuevos y amplios desafíos para agricultores y productores. Un ejemplo muy claro de lo alarmantes que son, es el impacto que tienen en la industria de las flores.


Imagínese una temporada exitosa de producción de rosas. El agronomo(a) cosechará flores perfectas, las empacará con cuidado y las venderá a los distribuidores. Esto luego se enviará al extranjero o dentro de Colombia. Si las estructuras reproductivas de un patógeno como Botrytis están presentes en las flores, el empaque proporcionará un ambiente estable (alta humedad, temperatura adecuada) para que crezca. Por lo tanto, un paquete de flores de aspecto muerto. Laura explica: “Me interesé en esta zona porque se producen muchas pérdidas de cultivos en poscosecha y hay muchas estrategias y métodos que aún están en estudio para evitar esto y mantener la misma cantidad de frutas, verduras y flores que se producen en los campos. disponible para los consumidores".


Nano ... ¿qué? Usando la nanotecnología para lograr sus objetivos


Un nanómetro es la parte 10000000 de un centímetro. ¡Imagínese lo pequeño que es! Esto es lo que los científicos llaman nanoescala. ¡La nanotecnología es la disciplina que conduce la ciencia, la ingeniería y la física a nanoescala! Esta área de estudio es súper novedosa y prometedora. Permite el uso de materiales a nanoescala, que pueden realizar ciertas actividades de una manera más fácil que los materiales más grandes.


Después de estudiar la especificidad del rango de hospedadores de Colletotrichum para su bachillerato en el Laboratorio de Micología y Patología Vegetal, LAMFU, Laura ahora se enfoca en buscar nuevos medios para controlar Botrytis. Realiza esta investigación en el laboratorio de nanobiotecnología y microbiología aplicada, NANOBIOT, de la Universidad de los Andes. Allí, está intentando desarrollar un método de liberación controlada de aceites esenciales para controlar Botrytis cinerea en rosas que ya han sido cortadas. Este trabajo revolucionario tiene el potencial de mejorar enormemente el manejo de la enfermedad.


Este proyecto es exigente pero muy satisfactorio para Laura, ya que ella menciona: “Este proyecto de tesis de maestría me hace más independiente y me permite proponer experimentos curiosos y diferentes procedimientos como el electrohilado, PCR, aislamiento de hongos y GC-MS. Todos han sido parte de este viaje y aprenderlos me mantiene motivado".


Los experimentos de Laura con rosas y Botrytis sp. en el lab.


La importancia de aprender enseñando a otros


Laura ha sido asistente de enseñanza de los cursos de laboratorio de patología vegetal y micología durante sus estudios de maestría. Mencionó que enseñar a otros ha sido una de las experiencias más satisfactorias que ha tenido como científica. "Ser un asistente de enseñanza (TA) ha generado muchos desafíos y me ha demostrado que puedo ayudar en el proceso de transformar a mis estudiantes en mejores científicxs".


Ella cree que ser una buena mentora para sus estudiantes es una prioridad y espera convertirse en un recurso útil para sus colegas como persona y como científica. Este proceso le enseña sobre independencia, responsabilidad y habilidades de diseño experimental. Ella espera que: “Algún día pueda ser una de esass profesorass que continuamente me inspiraron en este proceso”.



Viaje de campo para la clase de fitopatología.




A veces, los obstáculos más difíciles están dentro de nosotros


Solemos pensar que los obstáculos son fuerzas externas que nos impiden lograr nuestros objetivos o, al menos, dificultan el proceso. Sin embargo, más a menudo de lo que pensamos, estos obstáculos pueden residir dentro de nosotros.


“He experimentado muchas dificultades, pero la mayoría de ellas ocurren porque, a veces, no siento suficiente confianza en mí mismo. Esto me hace dudar de mí mismo y de mis relaciones con los demás. El mayor problema es compararme con otros compañeros en lugar de sentirme agradecido por el proceso que he tenido y apreciar cada paso en mi carrera científica ”.

Laura nos explicó que en el pasado no tenía idea de que podía lograr todas las cosas que logró ahora, como presentar carteles en conferencias, ser pasante de verano en un laboratorio de investigación y convertirse en asistente de enseñanza de cursos de laboratorio. Al final de esos proyectos, se siente cansada y descubre que tener espacios, diferentes a la investigación, como pasatiempos, películas, tiempo de descanso, tiempo en familia y tiempo con amistades, son obligatorios para recargar energías.


Parte de sus pasatiempos son cocinar y hornear, visitar nuevos restaurantes y compartir nuevos sabores con quienes más ama. De estas pequeñas cosas, Laura se inspiró para su proyecto ¨Solo por hoy¨, donde publica frases motivadoras y manualidades como letras y punto de cruz.


¡Sea versátil! La clave de la ciencia es ser interdiciplinaria


El proyecto de Laura le permitió aprender técnicas y adquirir experiencia en diferentes disciplinas como microbiología, ingeniería y física. También tuvo la oportunidad de realizar un internado de verano en el Laboratorio de Seguridad Alimentaria de la Universidad de Cornell. Esta experiencia le dio “una perspectiva de la ciencia completamente diferente, diferentes ritmos de trabajo, diferentes personas trabajando en proyectos increíbles con el apoyo de la industria. Me abrió los ojos a otros campos."


Una red de apoyo y tutoría con mujeres increíbles en tu vida


La principal lección de Laura es la innegable importancia de construir una red de apoyo a su alrededor. Encuentra modelos a seguir increíbles en otras investigadoras y espera convertirse en uno en el futuro.


“Podemos ayudar a otras mujeres a alcanzar sus metas. Incluidos productoras, profesoras, científicas y estudiantes. Además, tener una red con otras mujeres en ciencias agrícolas me permite preguntar cómo lograron sus metas y escuchar sus recomendaciones para poder ayudar a otras en el futuro.”

Una red de apoyo lo elevará cuando no pueda hacerlo usted mismo. Laura nos contó cómo sus amistades, profesores, colegas y familiares siempre han estado ahí para ella.


Protege, apoya, ama y comparte tiempo con esas mujeres en tu vida que son esenciales para ti. Somos más fuertes si estamos juntos. Mira de dónde vienes y quién eres ahora, verás cuánto estás creciendo cada día.

Ir un paso más allá: compartir las lecciones que ha aprendido


Laura está interesada en comunicar la ciencia y las lecciones que aprendió en el camino. Para ello, forma parte de la sección de blogs de ciencia del diario El Uniandino. Ella comparte la ciencia desarrollada en proyectos de pregrado y también comunica estos hallazgos haciéndolos accesibles para todos, para que la investigación pueda ser más visible para el público en general.


Al respecto, quiso dar un reconocimiento a estos proyectos de comunicación científica en inglés y español: Anaerobias / AnaMaPorras, Plantae, Ciencia Café Pa´Sumercé. Además del método The Bullet Journal y Our Best Version, recursos que la ayudaron durante la escuela de posgrado y que le gustaría recomendar a otros.





Puedes encontrar más sobre Laura Andrea Cabrera en:


Facebook: laura.a.cabrera.3

Instagram: @landrea_3

Email: la.cabrera10@uniandes.edu.co

Esta entrevista fue escrita por Juliana González-Tobón, miembro del equipo de WAGS y traducida al español por Alejandra Chang Colón, miembro del equipo de WAGS.

1 visualización0 comentarios